Tratar a un paciente requiere de una concentración máxima y una limpieza absoluta, por eso, en Mainfrime nos encargamos de que tus superficies estén impolutas desde la sala de espera hasta la operación.